Semilla de Vida

con Willian Mendoza

 

Hoy presentamos: Una respuesta para cada porque

 

Lee

“Tened fe en Dios.” (Marcos 11:22)

Reflexiona

Cuando el hombre está viviendo según el plan de Dios no tiene necesidad de preocuparse por su negocio, ni por su casa, ni por cualquier cosa que le pertenezca. ¡No mire su propia fe; mire la fidelidad de Dios! ¡No mire las circunstancias a su alrededor; siga mirando los recursos del Dios infinito! Lo único que debe preocupar al hombre en esta vida es si está trabajando según el plan de Dios, si está haciendo la obra de Dios; y si es así, todo el cuidado de las demás cosas está en las manos de Dios.

Se cuenta que en las catacumbas los exploradores llevan un hilo consigo a través de los pasadizos oscuros y los tortuosos recodos y por medio de este hilo encuentran su camino de regreso a la luz. Hay un hilo semejante que corre a través de todos los pasillos oscuros que nosotros recorremos; y si confiamos en Dios de una manera práctica y sencilla, evitaremos todos los peligros y arribaremos al mundo de la luz.

Este es el consejo que debemos recordar en todas las perplejidades de nuestra vida presente.

Hay una respuesta para cada “¿Por qué?” Es ésta: Tened fe en Dios.

¡Tened fe en que Él nos conoce a todos, se compadece de todos, puede corregir lo que está mal en todos! Tened fe en el resultado de su propósito benéfico: que las ruinas se convertirán en edificios magníficos; que el desierto florecerá para ser un jardín.

Tened fe en Dios.

Permanezcamos cerca de Él, a su lado, en su voluntad, y Él nos enseñará lo que es verdadero, el camino recto. Tened fe en que Dios sabe y en que nosotros sabremos dentro de poco por qué las cosas son como son.

Habla con Dios

Señor, trabaja cada día en mi mente, mi corazón y mi espíritu para que pueda cultivar ese tipo de fe sólida que no duda ni un instante de Tu poder y que trae a mi camino, la seguridad de saber que nada puede escapar de Tu mano infalible, Tu guía amorosa y Tu misericordia infinita. Gracias Padre por sostenerme.
Amén.

Tomado del Devocional Caminando con Dios.